866-597-4529 newcase@aronfeld.com

Esta semana, una mujer alegando que fue herida por causa de una caída en el parqueo de un negocio en Miami aprendio que llevando su caso a la corte y ganando un veredicto de un jurado de millones de dólares fue sólo el comienzo de su odisea legal. Mientras que Ana María Santiago no es uno de nuestros clientes, su historia es tristemente habitual.

En el 2008, ella se cayó en un almacén que ella había alquilado en Hialeah Gardens, Florida. Dos años más tarde, su abogado de resbalones y caídas demandaron a Muana Loa Inversiones, cumpliendo una copia de la denuncia de negligencia al agente registrado de la corporación. Su demanda alega que su caida fue debidido al mantenimiento deficiente de la acera.





De acuerdo con el expediente, el agente registrado le dio una copia de la reclamación de lesiones personales de Santiago a un abogado que no presentó una respuesta a la Corte. Santiago despues entonce obtenio un predeterminado juicio contra Muana por no responder a su demanda. Mauna luego presentó cinco propuestas distintas que tratan de dejar de lado el predeterminado juicio por defecto – todas las cuales fueron denegadas. Mauana argumentó que ni siquiera ellos no eran duenos del la propiedad donde Santiago afirmó que había estaba herida – la propiedad era en realidad propiedad de Iberia, NV, LLC otra corporación – y se agrego una escritura de garantía para probarlo. A continuación, Santiago presentó una demanda contra Iberia tratando de que los casos fueran consolidados en un solo juicio.

Eventualmente, un jurado de Miami-Dade emitió un veredicto de $1,077,390.48 para Santiago. Como fue esperado, el acusado apeló el veredicto de millones de dólares a la Corte de Apelaciones en el Tercer Distrito de la Florida.

Casi cinco años después de su caída, la Corte de Apelaciones en el Tercer Distrito de la Florida. Juzgado Tercero de Distrito de la Florida le derogado su veredicto, despedindo su caso entero. La Corte basó su decisión en dos hechos jurídicos: Mauna no es dueños de la propiedad en cuestión, y el predeterminado juicio especificado por el juez no era válido. Usted puede leer la opinión completa aquí.

Esto representa una lección dolorosa y costosa para cualquiera que afirme una lesión por resbalones y caídas en un hotel de Florida, restaurante centro comercial o tienda de abarrotes. Muchas personas creen erróneamente que simplemente conseguir una demanda presentada es el inicio de un camino legal que termina con un veredicto. En cambio, como en este caso particular, un veredicto de millones de dólares fue solo el principio de una batalla larga e infructuosa de esta señora en el sistema judicial de Florida.

El caso de resbalones y caída de la señora Santiago es uno bastante típico que y un abogado de lesiones personales en el Sur de Florida investiga diariamente. Por ejemplo, la mayoría de laspersonas que se lesionan en un hotel en South Beach no podía imaginar que tomaría cerca de la mitad de una década en resolverse. El tiempo no esta en el lado de los heridos. Especialmente aquellos que están en necesidad de atención médica, el reembolso por el tiempo perdido de trabajo, y que fureron dejado discapacitado por los actos de los propietarios descuidados. En cambio, los propietarios y las empresas que les aseguran salirse con la paciencia defender este tipo de casos a sabiendas de que incluso un simple caso como éste puede tomar hasta cinco años para terminar. Cuando asesoramos a nuestros clientes sobre los riesgos del ensayo, también les insto a considerar el tiempo, el riesgo y los costos de una apelación.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin