866-597-4529 newcase@aronfeld.com

Comprendiendo y ganando un caso de resbalón y caída para los heridos se ha vuelto más difícil con los recientes cambios en la ley de la Florida. Permítanme comenzar por aclarar un error muy común que he escuchado durante más de veinte años en representando a personas que se han caído en los supermercados, centros comerciales, y en los pasillos de un hospital. Nuestros clientes creen con frecuencia que simplemente porque se resbalaron o tropezaron, tienen derecho a presentar un reclamo y obtener dinero de un negocio. Eso no es correcto. Aunque parece obvio, permítanme señalar que para presentar cualquier tipo de reclamación de lesiones personales en la Florida – no importa si es por un accidente de tráfico, negligencia médica o un resbalón y caída –tiene que haber una lesión.  Read in English.

Estar avergonzado o insultado por los dueños o empleados de la tienda después de un incidente no es suficiente para justificar hacer una reclamación. Por ejemplo, fui consultado recientemente por una mujer que tropezó con un figura expuesta en Neiman Marcus en Bal Harbor. Sí, se tropezó, pero no resultó en una herida y en realidad nunca se cayó. Ni siquiera se había dañado sus zapatos, pero quería demandar a la tienda. Su consulta es muy común. Tiene que haber algún tipo de lesión antes de que otras evaluaciones legales son meritas.

Específicamente en los casos de resbalones y caídas, el reclamante o demandante debe probar tres elementos para tener un caso viable. Esto se conoce como “el demandante carga el peso de la prueba.” En cambio, el dueño de la tienda acusado no tiene que cargar el peso de probar nada. El primer elemento que un demandante tiene que probar es la existencia de una obligación legal o una obligación en nombre del acusado, que podría ser el dueño del negocio, gerente, o ambos. Hay ciertas situaciones en las que los dueños de negocios no tienen que proteger a ciertos individuos, como las personas intrusas. Las dos obligaciones principales del dueño de una empresa es tomar cuidado ordinario y razonable de la propiedad para mantener su seguridad y para avisarle sobre un estado peligroso conocido por el acusado que un visitante o cliente no podria saber. La situación típica que encontramos es un suelo resbaloso causado por algún tipo de líquido, normalmente agua. Bajo la ley de Florida, esto se llama una sustancia extraña transitoria, y se rige por el Estatuto de la Florida § 768.0755.

Por ejemplo, los empresarios tienen muchas más posibilidades de saber que los pisos de sus tiendas se ponen extraordinariamente resbaladizos cuando están mojado. También n, cuando llueve, tienen la responsabilidad de asegurarse de que los visitantes se les advierte de la condición peligrosa.

En un caso de resbalón y caída, el demandante tiene la responsabilidad de probar que el dueño de la empresa sabía o debería haber sabido de la condición peligrosa. El punto que el dueño de una tienda sabe en realidad de la condición peligrosa se llama “notificación real”, cuando el dueño de una tienda debería haber sabido de la condición se llama “notificación implícita”.

En segundo lugar, el demandante tiene que demostrar que hay un “nivel de protección” para el público en general y específicamente a la persona lesionada. Por ejemplo, no es el estándar de la industria en este momento que los gimnasios y restaurantes mantengen desfibriladores externos automáticos (DEA) en su propiedad. De este modo, si un cliente de Starbucks le da un paro cardiaco y se muere, su familia tendría que probar que Starbucks y otros establecimientos de comida rápida están obligados a mantener un DEA. En este momento, esa no es el estándar en la Florida, y ese tipo de caso probablemente seria desestimado.

En tercer lugar, los demandantes tienen que demostrar que la supuesta omisión del propietario de la empresa en realidad causó una lesión. Esto es a menudo el elemento más difícil de establecer, especialmente cuando las lesiones son difíciles de probar. Lesiones en la espalda son muy difíciles de probar en la ausencia de una fractura traumática aguda. Los abogados de la defensa y los expertos médicos que contratan evaluarán cualquiera posible reclamación  lesión en la espalda y por lo general sostienen que las lesiones son preexistentes y degenerativas y no causados por la caída. La mayoría de las personas que he representado  tienen en algún momento u otro se quejaron de,  haber recibido tratamiento para el dolor de espalda antes de la fecha de la lesión. Puede que haya sido tan insignificante o hace mucho tiempo que se han olvidado. Pero una de las primeras cosas que hacen los acusados en la investigación de un resbalón y caída es obtener todos los registros médicos de los demandantes. Inevitablemente, en especial con los clientes más antiguos, habrá una notación de una queja anterior o posterior al tratamiento. Incluso con más frecuencia que han sufrido un accidente o lesión, donde recibieron tratamiento extenso de espalda o lesiones en el cuello.

Cuando nos enfrentamos a una compleja historia médica pre-existente, la capacidad de la demandante para demostrar que la caída en realidad “causó” una lesión a menudo puede ser casi inexistente. Recientemente el Tercer Tribunal de Distrito de Apelaciones de Florida confirmó el despido de un caso de resbalón y caída que se produjo en el Aeropuerto Internacional de Miami. Carrie Kenz afirmó que fue herida de forma permanente después de caer por un poco de agua en el piso del aeropuerto. Ella demandó tanto al Condado de Miami-Dade, que corre el aero puerto Internacional de Miami, y de la compañía de servicios UGL que se encarga del mantenimiento del aeropuerto. El caso fue desestimado de acuerdo con el registro, ya que la Sra. Kenz no pudo probar que ninguno de los acusados tenía ningún aviso o conocimiento del agua en el piso, ni pudo demostrar que eran irrazonables en la forma en que mantienen las instalaciones. Puedes leer la opinión de la Corte en Carrie Kenz vs. Condado Miami-Dade y UGL Service Company aquí.

Si tiene alguna pregunta con respecto a su reclame potencial por favor envíe un correo electrónico a Spencer Aronfeld aronfeld@aronfeld.com o llama a nuestros abogados en la Florida con experencia en casos de resbalones y caidas al 305-441-0440 o al número gratuito 866-597-4529 para su inicial consulta gratuita.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin