866-597-4529 newcase@aronfeld.com

Cuatro niños del condado de Broward y sus padres están demandando un maestro de escuela primaria, Blake Farrell Sinrod, y la Junta Escolar del Condado de Palm Beach, alegando que los niños fueron abusados sexualmente por Sinrod. Sinrod se declaró culpable de los cargos de abuso de menores. Read in English.

Sinrod

La demanda inicial fue presentada en el 2006, pero casi cinco años después, en el 2011 los padres trataron de enmendar la queja agregandole  sus reclamaciones individuales  para la imposición negligente de angustia emocional y la pérdida de “consorcio filial”, o el amor y el apoyo de su niños. Juez Jack Cox de la Corte de Circuito del Condado de Palm Beach desestimó el caso de los padres, y los padres apelaron a la Corte del Cuarto Distrito  de Apelaciones de Florida.

La Florida tiene una de las leyes más complejas e inconsistentes en el país para las reclamaciones de angustia emocional. Confundiendo no sólo a los abogados en la Florida para niños heridos, pero a los jueces tambien, así, se le llama la “regla de impacto.” En términos generales, bajo la ley de Florida el umbral legal para hacer valer cualquier reclamación por la imposición negligente de angustia emocional es si el que reclama o el demandante ha sufrido un “impacto físico de una fuente externa” o realmente ha sido afectado en relacion con el daño emocional del reclamador. La angustia emocional no necesita ser causado por el “impacto”, sino que simplemente tiene que haber ocurrido.

Una excepción a la regla actual de impacto que va a sobrevivir una moción para desestimar la denuncia es cuando la angustia emocional se “manifiesta por lesiones físicas” y el demandante realmente presencio o escucho o llego a la escena cuando el evento traumático se estaba produciendo. El daño físico manifestado debe haber ocurrido “en un tiempo corte de los hechos.”

reversed1-thumb-300x170-67201

La corte de apelaciones estuvo de acuerdo con la destitución del tribunal de primera instancia de las reclamaciones de los padres, el Tribunal consideró que, dado a que los padres no estaban presentes mientras sus hijos estaban siendo molestados, no vieron ni oyeron el abuso. y no tropezaron con la escena del crimen, mientras  estaba ocurriendo, sus reclamaciones no cualificaban apara la excepción de la regla de impacto.

Respetuosamente, como un padre y un abogado de lesiones personales en la Florida, no estoy de acuerdo tanto con el fallo de la corte y la ley que supuestamente se basa en – porque fundamentalmente ignora las heridas emocionales reales de los padres de estos niños, así como al no considerar a los acusados plenamente responsables de todo el daño que sus acciones causaron.

En mi opinión, si la ley civil es el único medio por el cual un padres o el niño (o cualquier otra persona que se lesiona o sufre una pérdida debido a la negligencia o mala conducta intencional, incluso de otra) puede buscar la justicia – pero la ley no tiene en cuenta ni repara los daños causados por tal acto – entonces  la ley no fallo en  promover la justicia. En otras palabras, la “regla de impacto” que la Junta Escolar levantó y, posteriormente, el tribunal basó para desestimar las reclamaciones de los padres está mal, ya que sirve como un escudo legal que protege al malhechor a expensas de la víctima.

No puedo imaginar el horror que estos niños y sus padres han sufrido y seguirán sufriendo. No tengo dudas de que su angustia es a la vez significante y  cambia sus vidas. Sobre la base de más de 20 años de experiencia en salas de los tribunales de la Florida, creo que el jurado estaría de acuerdo, también.

Propongo que la “regla de impacto” se modifique para proporcionar una excepción adicional para el padre o cuidador de un niño menor de edad que sea víctima, por no mencionar  la víctima en el caso de un  empleado de una escuela pública que confeso ser un abusador de niño. Insto a estas familias y sus abogados para apelar esta decisión ante la Corte Suprema de la Florida, y espero que uno de nuestros legisladores que se preocupan lean este blog y que haga esta modificación  una prioridad para nuestra próxima sesión.

Si tiene alguna pregunta con respecto a su reclame potencial por favor envíe un correo electrónico a Spencer Aronfeld aronfeld@aronfeld.com o llama a nuestros abogados de angustia emocional en la Florida al 305-441-0440 o al número gratuito 866-597-4529 para su inicial consulta gratuita.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin