866-597-4529 [email protected]

El caso de una mujer de ochenta y ocho años de edad que demandó a su doctor y sus enfermeras por haber dejado que se le desarrollara una úlcera por presión, mientras estaba bajo su cuidado, esto es un ejemplo típico de lo extremadamente complejo y costoso un caso de negligencia médica en la Florida puede ser a menudo. Read in English.

En el 2008, Dilia Dolores Jaquez se rompió la cadera y desarrolló una úlcera por presión en el Memorial Hospital West. Las escaras  o úlceras por presión ocurren frecuentemente cuando un paciente está en cama después de una cirugía u otra enfermedad. Las escaras pueden ocurrir debido a la falta de circulación, un colchón inadecuado  o el cojin de una silla y nutricion pobre. La mayoría de los expertos en enfermería y hospitales estarian de acuerdo en que en todo menos en la situación más inusual, úlceras por presión son lesiones evitables y surgen sólo por los cuidados de enfermería de calidad inferior.

Una vez que fue dada de alta del hospital fue enviada a la residencia de ancianos de Miami Gardens y puesta bajo el cuidado de Dr. Robert Chaskes y la enfermera Sandra Saint-Eloi. Una vez allí, la escara se deterioro rápidamente al nivel IV de úlceras por presión.  En los siguientes meses, la salud de la Sra. Jaquez fue hacia abajo y  ella fue transferida entrando y saliendo de diferentes facilidades, incluyendo de ser enviada a la República Domincian donde murió de una hemorragia gastrointestinal, que no tenia relacion con las escaras que se le formaron  el 6 de febrero de 2009.

En abril del 2009 una demanda fue presentada en nombre de los herederos de la Sra. Jacquez tanto contra el Dr. Chaskes y su enfermera Saint-Eloi, Memorial Hospital West y Miami Gardens Nursing Home por negligencia médica. En abril de 2011, tres años después de la presunta negligencia  un juicio por jurado se llevó a cabo en el condado de Miami-Dade. El jurado escucho todos los testimonios he emitió un veredicto por $ 350.000. Los acusados pidieron  un remittur (o la reducción de la sentencia) y de un nuevo juicio. El juez de primera instancia denegó la moción para un nuevo juicio, pero redujo la sentencia a $315.000 dólares y concedió $138,650 dólares en honorarios de abogados y los costos que se pagaran a la herencia.

Los acusados apelaron al Tribunal Tercero de Distrito de Apelaciones de Florida, que esta semana, más de cinco años despues del primer tratamiento que la  llevó a coger una escara, emitió su dictamen hechando para atras todo el veredicto del jurado a favor de los acusados sobre la base de que los abogados del demandante ” de sus abogados y peritos en el juicio no pudieron probar que las acciones tanto del médico y la enfermera causaron algun daño.

transvaginal-mesh-revision-surgery-300x225

La ley de negligencia médica de la Florida está hecha para que sea muy difícil y a veces imposible para los pacientes lesionados y sus familias poder mantener responsables  a los médicos, enfermeras y hospitales y que rindas cuentas por el daño que se produce mientras está bajo su cuidado.

Bajo la ley de la Florida, un paciente lesionado tiene que demostrar las siguientes tres cosas para tener una demanda por negligencia médica viable:

1. El estándar de la atención debida por el proveedor de atención médica demandado. En este caso, tanto el médico, la enfermera, el hogar de ancianos y hospitales le debía al paciente la norma para evitar que se desarrolle una escara o detiorating.

2. Una violación de la norma de atención. En el momento que ella entró en Memorial West sin escaras y fue dada de alta con una escara. Del mismo modo en el hogar de ancianos que la escara continuó deteriorandose, en lugar de mejorar.  Así que el incumplimiento de la norma fue probado en el juicio.

3. El incumplimiento del defensor causo los daños reclamados. Aquí es donde la corte fue capaz de desentrañar el veredicto. Al observar el testimonio que fue proporcionado por el demandante en el juicio – que por cierto, tanto el jurado y el juez de primera instancia encontraron lo suficientemente convincente para permitir un veredicto de más de $ 300,000 – El tribunal de apelación leyo las transcripciones de los testimonios de los expertos y recogió además la dos palabras dimensionales en el papel, sin tener en cuenta las conclusiones de hecho del juez y el jurado y hechando para atras todo el veredicto porque el experto no incluyo lo que se conoce comúnmente como las “palabras mágicas” en un caso de negligencia médica de Florida que la desviación de el nivel de atención “más probable que no” causó los daños. Para dar la opinion el tribunal se basó en la opinión  citada en el caso de la  de la Corte Suprema de la Florida  Gooding que describe los requisitos de causa  para que los tribunales de la Florida  sigan el más probable en vez del  estándar de la causa y de exigir la prueba de que la negligencia causó la lesión del demandante.

En cambio, en este caso, el perito de la parte demandante, no podía decir que había un buen inclusive posibilidades de que tenía el procedimiento que había defendido y había sido seguido, los resultados hubieran sido diferentes.

medical errors

Esto es una razón triste pero muy común de porque los casos de negligencia médica en la Florida son tan difíciles, largos y costosos. También ilustra el inmenso poder del sistema de corte de apelaciones de Florida para ofrecer a otro abogado  la protección de los poderosos a expensas de los heridos. En este caso, el tribunal ignoró tanto la opinión de que el juez y el jurado que falló a favor de un demandante que ni siquiera vivió lo suficiente para llegar a un juicio por las palabras utilizadas por el experto del demandante.

Este caso es una advertencia para las personas heridas por los médicos negligentes y hospitales y para los abogados que los representan. Representar a  los pacientes lesionados en la Florida para casos de negligencia médica requiere un equipo legal con experiencia y bien financiado.

Si usted cree que ha sido herido por la negligencia de un profesional de la salud en la Florida, ya sea en un hospital, hogar de ancianos o centro de asistencia, por favor, póngase en contacto conmigo, Spencer Aronfeld o llame a nuestra oficina al 305-441-0440 o 866.597.4529 para su consulta inicial gratis con respecto a sus derechos legales.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin