866-597-4529 [email protected]

He sido un abogado de lesiones de los niños en la Florida por más de 23 años. He representado a los niños que resultaron heridos en accidentes en las escuelas, guarderías, parques temáticos y los accidentes de tráfico. Como padre de dos hijos, no puedo pensar en nada más trágico que la pérdida de un hijo, sobre todo debido a la falta de cuidado o la codicia de otros. Read in English. baseball

Siempre que he tenido la responsabilidad de representar a un niño herido o los padres que han perdido a un hijo, una de mis metas más allá de la investigación y la tramitación del caso es encontrar una manera de evitar que la tragedia vuelva a ocurrir, a cualquier persona, incluyendo a mis propios hijos.

Así es con gran tristeza quisiera compartir con ustedes la muerte en la Florida de Matthew Miulli de diecisiete años edad. Mattthew nació con una condicion cardíaca progresiva que afecta la capacidad del corazón para bombear sangre de manera eficiente a través de su cuerpo. La condición, llamada ductus arterioso lo puso en riesgo de un paro cardiaco de repente.

Durante los diez años antes de su muerte, se vio anualmente con cardiólogos pediátricos y médicos internos que lo sometieron a varias pruebas de diagnóstico, como las pruebas de estrés y electrocardiogramas. A medida que crecía, desarrolló un amor por la pelota, y su pediatra lo exoneró de jugar pelota, pero no otros deportes de contacto.

En Agosto de 2004, fue visto por un médico de familia, el Dr. Shartz para un examen físico y para obtener una firma en un comunicado de Medicina Deportiva de la que su madre había descargado del Internet. Dr. Shartz preguntó a la madre de Mathew cuándo habia sido la última vez que había sido examinado por un cardiólogo. La respuesta a la pregunta es contestada y lleva a la suposición errónea por el Dr. Shartz que había sido dentro del año y que había sido aprobado por el cardiólogo. En dependencia de esta suposición errónea, firmó la autorización médica autorizando al niño a jugar pelota.

Después que Matthew salió de su oficina, el Dr. Shartz se comunico con el cardiólogo para corroborar lo que el niño y su madre le habían dicho en términos del último examen. Se enteró de que la madre del niño se equivocó y, de hecho, había pasado varios años desde la última vez que había sido examinado por el cardiólogo. Dr Shartz telefoneó varias veces en un esfuerzo por ponerse en contacto con la madre del niño de revocar la autoriizacion. También escribió dos cartas regulares y una carta de con acuso de recibo certificada (que fue devuelta a su oficina como no entregadas, pero aparentement su oficina fallo en comunicarselo al Dr. Shartz) y no tuvo exito en ponerse en contacto con la madre o Matthew para revocar la autorización.

Irónicamente, el comunicado que firmó no era necesario para la participación de Mathew en la pretemporada de los entrenamientos de pelota y no fue utilizado por la Asociación de Atletismo Florida High School (FHSAA) para ningun propósito. La madre de Matthew creia que el niño necesitaría un cardiólogo para evaluarlo antes del inicio de la temporada de pelota del equipo universitario en el 2005.

Apenas unas semanas antes que la temporada comenzara durante la condición de pretemporada, Matthew colapso, a pesar de los esfuerzos para resucitarlo y murió en el campo. Yo no sé si el defibulador estaba disponible o no y si fue usado en Matthew.

Su madre demandó al Dr. Shartz, su oficina Healthpoint Medical Group, la Junta Escolar del Condado de Hillsborough, y después de un largo proceso fue galardonado con más de $ 2 millones de dólares. El jurado dividido la culpa por la muerte de Matthew entre los acusados y se distribuyo el 60% de la misma a su madre por no responder a las llamadas telefónicas, cartas y por no saber cual fue la última vez que Matthew fue realmente visto por el cardiólogo en relación con el momento de su muerte. La sentencia restante de más de $700,000 dólares fue objeto de apelacion en el Segundo Tribunal de Distrito de Apelaciones de Florida.

Es importante notar, que en mi experiencia de más de 22 años de demandar a los médicos y hospitales en Florida, he visto raramente a un demandante o el veredito de un paciente, especialmente uno tan grande como este, sobrevivir una apelación. Y por desgracia el caso de Matthew no es una excepción.

El Tribunal del Segundo Distrito, estando millas y años de donde el testimonio vivo fue escuchado por ambos el juez y un jurado, reversaron todo el veredicto en base a los principios que el caso de Matthew se basó en un ” apilamiento de inferencias inadmisibles ” o en otras palabras muchas posibles cosas tenian  que haber ocurrido, que en realidad no sucedieron para que haya habido ningún fallo puesto sobre los  demandantes.

En la Florida, para un paciente lesionado tener un caso de negligencia médica viable en contra de un médico u hospital debe haber prueba de lo siguiente:

  1. Un estándar de la atención debida por el médico u hospital demandado; (Responsabilidad)
  2. Una violación de la norma de atención; (Error)
  3. Dicho incumplimiento directamente causo los daños reclamados. (Casualidad)

Los Tribunales de la Florida siguen lo “más probable y no la estándar de la causalidad” y exigien la prueba del error del médico o del hospital, “probablemente” no “posiblemente” causaron la lesión del paciente o la muerte. Y tiene que ser probado sin el paciente “apilamiento de inferencias inadmisibles ” o con el argumento de varias cosas que deben haber sucedido, que no pasaron, para que el resultado haya ocurrido.

En el caso de Matthew, la decisión del tribunal de Apelación declaró que para que él haya mantenido el veredicto, habrían tenido que demostrar:

  1. Si el Dr. Shatz realmente había hablado con su madre, él no habría participado en la pretemporada de entrenamiento;
  2. Si el Dr. Shatz hubiera hablado con la madre, ella hubiera llevado a Matthew al cardiólogo; y
  3. Si Matthew hubiera sido visto por el cardiólogo, el cardiólogo no hubiera firmado la autorización, (que no se requiere en el momento de todos modos).

Mis más sinceras condolencias se extienden a la familia de Matthew por lo que han perdido. Y aplaudimos sus esfuerzos y el éxito en el juicio sólo para verse vistos privados de justicia en la apelación. Como ya he dicho, ningún niño debe morir en vano, y hay muchas lecciones que aprender por todos nosotros, tanto como padres y abogados.

Como los deportes en las escuelas estan casi en la esquina, le pido a todos los padres que lleven a sus hijos a verse con un pediatra competente y que le hagan examenes de diagnosticos para prevenir otro adolescente muerto. Por favor, mande un correo electronico a Spencer Aronfeld o llame a nuestra oficina hoy mismo al 305-441-0440 o al número gratuito 866-597-4529 para obtener más información.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin