866-597-4529 newcase@aronfeld.com

Cada vez más médicos de la Florida están utilizando los acuerdos de arbitraje para aislarlos de las posibilidades de ser enviados ante un jurado en el caso de una presunta mala practica. Read in English.

Son contratos que esencialemente a menudo sin saberlo, son firmados por los pacientes, a veces en cuestión de minutos de las cirugías, en letra pequeña, a menudo en un idioma que no es el que puede leer y siempre sin el asesoramiento de un abogado, que renuncia a su derecho a demandar a sus médicos en la corte y limitando las recuperaciones potenciales.

transvaginal-mesh-revision-surgery-300x225

Los acuerdos de arbitraje son esencialmente contratos redactados con un lenguaje  legal enredadeo  por un abogado del doctor que al ser firmado por el paciente renuncia a cualquiera de sus derechos y a tener un juicio con jurado en favor de los que tienen conflictos con respecto a cualquiera controversia relativa a la “atención médica prestada, el diagnóstico, el tratamiento o el cuidado del paciente, el pago de honorarios quirúrgicos o cualquier otro asunto que haya.”

En muchos casos en la Florida, donde un paciente ha sido lesionado por mala practicas de los médicos, centros quirúrgicos, hogares de ancianos, instalaciones de vida asistida y sus abogados han estado utilizando estos acuerdos de arbitraje han servido durante mucho tiempo como una mina para la defensa  en juicios por mala practica en la Florida – apareciendo en los casos en que el demandante no tiene idea de que ellos los habían firmado y a veces ni el médico. En mis varios casos en los últimos 22 años de ejercicio de abogacía en Florida, he demandado personalmente a médicos donde ni mi cliente o el demandado eran conscientes ni entiendian el acuerdo de arbitraje que el paciente había firmado.

He criticado desde hace tiempo el uso de los acuerdos de arbitraje en reclamaciones legales con respecto a la atención médica y del trato entre un médico y su paciente.En primer lugar, porque creo que la relación entre el médico y el paciente no es más que una transacción comercial como la compra de minutos para celulares o arrendar un auto-sino que es una obligación conjunta de la confianza, la ética, la moral y sujeto a la obligación legal ambigua conocido como el “el estandar de atencion de la comunidad.” El nivel de atención no es fácil de definir o acordar por la propia comunidad médica. Por lo tanto, demostrar una violación del “estándar de atención” no esta en blanco y negro, sino sujeta a la interpretación y el debate, y por lo tanto no deben ser agrupados en una resolucion  de proceso de discusiones siendo más adecuado para las disputas comerciales.

En segundo lugar, cualquiera reclamación en contra de un profesional de la salud en la Florida debe ser procesada a través del guante legal conocida como la Ley de Negligencia Médica (MMA), que ofrece numerosas ventajas legales a los médicos sobre sus pacientes lesionados, incluyendo una ley corta de las limitaciones y puntos en los daños, independientemente de las lesiones o la muerte que su mala conducta pueda causar .

Rara vez, como un abogado del sur de Florida que demanda a cirujanos descuidados puedo celebrar nuevas opiniones procedentes de nuestro Tribunal Supremo o enmiendas a nuestros estatutos, ya que rara vez se traducen en la mejora de los derechos de los heridos o para hacer mi trabajo de ayudarlos más fácil. Hoy en día, es una excepción y me complace informarle la reciente opinion de la Corte Suprema de la Florida en Franks V. Bower el cual a aceptado un golpe doloroso en la cara de los acuerdos de arbitraje y los proveedores de atención médica que tienen mucho escondido detrás de ellos.

Joseph Franks fue sometidos a una cirugía realizada por el Dr. Gary John Bowers en el North Florida Surgeons, PA – durante el procedimiento Dr. Bowers lacero una vena ilíaca externa-que condujo a la hospitalización prolongada y muerte del Sr. Franks.

Su esposa demandó al cirujano y su asociación profesional por negligencia médica y muerte injusta. Los acusados trataron de desestimar la denuncia, pidiendo al juez que recurriera al arbitraje basado en lenguaje contenido en el Convenio financiero que su marido había firmado antes de la cirugía. El efecto sería pasar por alto un jurado completamente y en su lugar poner el conflicto en manos de tres abogados que servirían como juez y jurado al dar un veredicto. Normalmente el paciente elige un árbitro, el acusado eligiria otro árbitro, y esos dos escogerían entonces la tercera que harían juntos una decision colectiva en una audiencia de arbitraje.

Hasta ahora, los acuerdos de arbitraje han sido casi universalmente sostenidos por los tribunales de la Florida en casos de medicos y de hogares de ancianos a pesar de que el efecto es una renuncia completa del derecho constitucional de un paciente lesionado al acceso a un juicio con jurado. Los acuerdos de arbitraje ignoran el artículo de la Constitución de la Florida 1, Sección 21que establece que los tribunales “estarán abiertos a todas las personas para la reparación de cualquier daño, y la justicia se administra sin la venta, la negación o el retraso”, la mayoría de los acuerdos de arbitraje entre los médicos y los pacientes en la Florida, todavía requieren que el paciente cumpla con todas las formalidades necesarias en todos los casos de negligencia médica.

Tanto el tribunal de primera instancia y la Corte Primera de Apelaciones del Distrito de estan de acuerdo con el médico y pedir que el caso vaya a arbitraje. Ella apeló a la Corte Suprema de la Florida que se revirtió negando el acuerdo de arbitraje como una violación de las políticas públicas.

medical errors

Además del lenguaje absurdo que contenia el acuerdo de arbitraje en este caso tambien contenía una disposición bajo el subtítulo “Limitación de daños” que limita los daños no económicos del paciente (dolor y sufrimiento) a un máximo de $250,000  calculado en un porcentaje con un recibo a la “capacidad de disfrutar de la vida” de acuerdo a una fórmula que supuestamente va a ser determinada por tres árbitros y dio el siguiente ejemplo: “si las lesiones del paciente resultaron en la reducción del 50% de su capacidad para disfrutar de la vida, esto garantizaria a una recompensa de no más de $125,000”, sin importar el número de reclamantes.

En comparación, la Ley de Negligencia Médica de la Florida también contiene una cláusula de arbitraje, que es muy diferente, ya que desencadena cuando un profesional de la salud reconoce la responsabilidad por la negligencia y en cambio puede limitar la cantidad de dolor y daños que sufren a $ 250,000. Esto es muy diferente, ya que elimina el requisito de que el demandante pruebe que la negligencia ocurrio y se ahorra tiempo, dinero, y la incertidumbre. Sin embargo, en mi experiencia, los médicos y los hospitales sólo admiten la responsabilidad cuando su conducta es tan evidente que ellos admiten la negligencia para reducir el riesgo de un fallo mas grande.

La diferencia en este caso es que el acuerdo de arbitraje que fue impuesta al Sr. Franks- le quitaron sus derechos legales sin darle ninguno de los beneficios que se encuentran en el Estatuto de malapractica medica.

Aplaudo la opinión de la Corte Suprema en este caso y espero que envíe un mensaje escalofriante a los médicos, los abogados y los jueces que han ido demasiado lejos permitiendo el uso de estos “acuerdos” inconsientes para mantener a los pacientes lesionados y sus familias  responsables de los daños ellos causan.

Nuestros abogados de negligencia médica en Miami se han comprometido a ayudar a esas personas que han sido lesionado por causa de esta negligencia. Si usted tiene alguna duda con respecto a su reclamacion potencial mandame un email a Spencer Aronfeld, o llame a nuestros abogados de muerte injusta de la Florida para una consulta legal gratuita al 305-441-0440 o 1-866-597-4529.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin