866-597-4529 [email protected]

Seguramente, una serie de debates en cuanto a los hombres americanos y nuestra testosterona– o nuestra falta de ella, han sido discutidos últimamente en los medios de comunicación y las publicaciones médicas. La testosterona es la hormona del hombre producida en los testículos, regulada por las glándulas de nuestras cabezas y la cual determina muchas de las características sexuales de los hombres.

Los doctores han comenzado a prescribir medicamentos para sustituir la testosterona en los hombres que sufren síntomas que van desde la disminución del deseo sexual, hasta la depresión y fatiga. La única manera de diagnosticar con precisión si un hombre tiene baja testosterona (low T), es por la aplicación de exámenes de sangre.

Esta condición se conoce ahora como Menopausia Masculina, o más específicamente como deficiencia de andróginos en el envejecimiento masculino (ADAM). Si los exámenes de sangre muestran esta condición, los medicamentos de baja testosterona serán disponibles para el diagnosticado en una amplia variedad de formas, que van desde el gel, parche, o inyección, hasta el comprimido que se aplica en las encías.

No se sabe claramente porque algunos hombres sufren de esta condición. Algunos creen que es congénita o proviene de la exposición a ciertas toxinas. La evidencia está clara; los hombres que son diabéticos (tipo 2), o tienen niveles de colesterol anormales y/o VIH/SIDA, son más propensos a tener baja testosterona.

Como cualquier medicamento, los tratamientos de las terapias de la baja testosterona, tienen algunos riesgos. Los riesgos a corto plazo más comunes incluyen cáncer de próstata, enfermedades del corazón, coágulos de sangre y testículos encogidos. Los efectos a largo plazo no están claros aún. El mes pasado, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA), anunció que estaba investigando los efectos a largo plazo de la terapia de la testosterona después de que dos estudios separados reportaran altos riesgos de accidentes cerebrovasculares, ataques cardiacos y muerte en hombres que toman productos de la testosterona, los cuales son aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

Hasta el día de hoy, la FDA no ha suspendido los medicamentos de la baja testosterona. A los pacientes tomando medicamentos sustitutos de la testosterona, se les dice que no deben de dejar estos medicamentos sino que deberían consultar con los médicos especialistas de los riesgos y beneficios del uso de estas drogas a largo plazo.

Facebook IconYouTube IconTwitter IconLinkedinLinkedin